La leche y el ajo son una cura para el asma, tuberculosis, insomnio, anemia, problemas cardíacos , tos y artritis

salud 1963 Visitas

La leche y el ajo son una cura para el asma, tuberculosis, insomnio, anemia, problemas cardíacos , tos y artritis
El diente de ajo es uno de los remedios medicinales más utilizados. Conocido desde la antigüedad y presente en casi todas las culturas, se alza como algo más que un condimento en la cocina de todo el mundo.

A continuación te ayudaremos a preparar una bebida casera que te ayudara a curar el asma, tuberculosis, insomnio, anemia, problemas cardíacos , tos y artritis de manera rápida, segura y sin tener que gastar mucho dinero en ingredientes.

COMO HACER LECHE DE AJO

Ingredientes:

250 ml de agua
500 ml de leche
10 dientes de ajo pelados y molidos
Una o dos cucharaditas de miel

Modo de preparación:

Agrega el agua y la leche en una olla a fuego lento, para luego agrega el ajo hasta que la preparación hierva.
Al hervir, mantén la olla a fuego lento y revuelve bien, hasta que el preparado se haya evaporado en un 50%.
Cuela el preparado y agrega la miel para endulzar.

Importante: Siempre es recomendable, beber esta bebida cuando caliente.

BENEFICIOS QUE NOS BRINDA LA LECHE DE AJO

Asma: Si consume cada noche 3 dientes de ajo, puedes controlar perfectamente los síntomas del asma.

Sistema digestivo: El ajo es un poderoso antiséptico, que ayuda a combatir todo tipo de padecimientos digestivos como la diarrea, los gases y la mala digestión.

Tos:

El ajo contiene varias propiedades antibacteriales, excelentes a la hora de combatir la tos. Puedes preparar leche de ajo y cúrcuma para combatir este padecimiento, o bien, solo tomar ajo con miel.

Insomnio:

El ajo tiene potentes sustancias tranquilizantes, por lo que tomar un diario de leche de ajo, te ayuda a conciliar mejor el sueño por las noches.

La artritis:

Si consume leche de ajo a diario, reduce la cantidad de cosas maravillosas el dolor y la inflamación por la artritis.

  • trata la tuberculosis pulmonar
  • desintoxica el organismo
  • cuida el corazón
  • nivela el colesterol
  • regula la circulación
  • previene ataques cardiacos
  • cuida el hígado.

Compartir

Comentarios