Aprende aclarar tu ropa amarillenta sin necesidad de lejía ni cloro y que tome su color original.

noticias 17148 Visitas

La ropa blanca es muy bonita, pero el gran problema que muchos de nosotros tenemos es que el color original que luce nuestra prenda al comprarla nos dura bien poco, y a medida que se torna amarillenta, la prende pierde su encanto.

¿Qué podemos hacer para mantener nuestra ropa con su blancura original?

Pues tenemos varias opciones, dependiendo de la calidad y composición del tejido y de si la pérdida del blanco es por igual en toda la prenda o lo que tiene es un mancha.

En general, la ropa puede recuperar gran parte de su blancura si le añadimos el detergente que usamos normalmente, un puñadito de sal y el zumo de dos limones.

Si además, dejamos secar la prenda al sol, estos blanqueantes actuarán con mayor eficacia y conseguiremos una blancura perfecta.

El agua oxigenada y sus beneficios:


Si la prenda es de lana y delicada, te recomendamos que la laves con detergente y luego en el enjuague añades tres cucharadas soperas de agua oxigenada. El tejido así de forma muy sencilla, recuperará su blancura.

el agua oxigenada también sirve para blanquear las camisas. primero lávalas con el detergente de uso cotidiano y después sumergirlas en agua con un vaso de agua oxigenada por cada litro y unas gotas de amoniaco.

Después de un rato, enjuagarlas con abundante agua y déjalas secando al sol. Si el tejido está manchado, frota la mancha con un poco de agua oxigenada y luego lava toda la prenda por igual con un jabón neutro y enjuga con agua fría. Si las manchas son de humedad, añade un chorrito de amoniaco al agua de lavado.

Para las prendas blancas que se tornan amarillas con el tiempo de uso, te traemos un truco fantástico.

En lugar de usar lejía, que deteriora los tejidos y puede amarillear más la prenda, puedes recuperar la blancura de la prenda sumergiéndola en leche fría. Déjala reposar por unos minutos y luego lávalas.

Cuando una prenda blanca queda teñida por otra a causa de la mezcla de colores, como un desteñido, tienes varias opciones de solución. Si la prenda admite uso de lejía, sumergirla en un litro de agua y tres cucharadas de lejía y luego lávala a 60°c.

De no poder usar lejía y la prenda admite lavados de altas temperaturas, entonces llena de agua una olla y añade una bola de papel de aluminio, luego deberás colocar la olla al fuego por aproximadamente unos 8 minutos, finalmente introducirás la prenda dañada y la dejarás dar un pequeño hervor, por último deja que el agua se enfríe y listo ya tienes tu ropa como nueva.

No olvides que si te gustó nuestro artículo no olvides compartirlo con tus amigos en las redes sociales para enseñarles nuevos trucos del hogar.

Compartir

Comentarios